El estancamiento de la economía llegó a los números de las empresas

0
Nota leida 239 veces

actividad-economica-2041542El estancamiento de la economía comenzó a reflejarse en los balances de las empresas que cotizan en la Bolsa porteña. Si bien los bancos siguen liderando el ranking de ganancias, en el primer trimestre los resultados de las principales entidades ya no se ven impulsados por la expansión del crédito sino por los intereses que obtienen en la compra de títulos de deuda pública, mientras que la caída en el poder adquisitivo de los consumidores se siente con más fuerza en los balances de las empresas de consumo de masivo.

Como se viene repitiendo en forma casi ininterrumpida en la última década, los bancos siguen siendo los grandes ganadores del modelo económico, aunque algunas entidades, como el Santander Río, el Hipotecario y el BBVA Francés, empiezan a mostrar una desaceleración interanual en la tasa de crecimiento de sus ganancias. Y en otros casos, como sucede con el Grupo Financiero Galicia, que tuvo un crecimiento del 13,9% en sus beneficios frente al primer trimestre de 2014, el principal motor de las utilidades pasaron a ser los intereses que obtiene en las colocaciones de letras que emite el Banco Central. "Los resultados de los bancos están reflejando la menor actividad económica, pero no hay que perder de vista que la comparación se hace contra un primer trimestre de 2014 en el que los balances se habían visto influenciados por la devaluación del peso. En este trimestre, lo que se ve es un crecimiento en los ingresos gracias a la revalorización de los títulos públicos", explica Ignacio Martinangeli, analista de la agencia bursátil Arpenta. En términos generales, los resultados de los bancos muestran una performance considerada como "modesta" por los analistas, y en la mayoría de los casos sus balances exhiben una reducción en la generación de préstamos, lo que es una señal clara de la menor actividad económica. "En 2011 el crédito se expandía a una tasa del 35% y hoy lo hace al 20%, y lo único que crece son los créditos con tarjeta, que también muestran un cambio. Hasta hace poco lo que se estaba financiando era la compra de televisores y hoy la gente está tarjeteando la compra de alimentos en el supermercado", explicaron en otra casa de Bolsa. El panorama no es muy distinto cuando se analizan los resultados de las compañías de otros rubros orientados al mercado interno. "Desde hace tiempo, la dinámica económica provoca que el primer trimestre del año sea el de menor poder adquisitivo para los consumidores argentinos. Esto no pasa desapercibido para las compañías, que sufren desde menos despacho de combustibles hasta las góndolas que tardan más en vaciarse", explicó Víctor Poma, director de la banca de inversión Puente. En el caso de Molinos Río de la Plata, la empresa ganó $ 60,6 millones en el primer trimestre, lo que implicó una fuerte caída frente a los $ 210,2 millones que había obtenido en el mismo período de 2014. Mucho peor le fue a Mastellone Hnos. que informó una pérdida de $ 251,8 millones en los primeros tres meses de 2015 contra los $ 160 millones que había perdido en el mismo período de 2014. En la empresa, dueña de una de las marcas más emblemáticas del país como La Serenísima, no dudaron en atribuir los malos resultados a la baja del consumo: "Los niveles de consumo interno no han tenido la recuperación esperada; muy por el contrario, se contrajeron aun más en este primer trimestre, lo que influyó directamente en los volúmenes de nuestras ventas, más allá del impacto estacional que siempre se registra en estos primeros meses del año", señaló la compañía en un comunicado. A la hora de explicar las pérdidas, en la láctea también deslizaron una crítica velada a los controles de precios. "Los incrementos de precios de nuestros productos, necesarios para la recuperación de los mayores costos registrados en el año anterior y en el primer trimestre de este año, recién han podido ser aplicados, y muy parcialmente, a partir de mediados del mes de marzo", explicaron en Mastellone. Pese a cerrar el primer trimestre con una ganancia de $ 1048 millones, lo que implica una suba interanual del 15,6%, Telecom es otra de las compañías que tuvo un balance que no llegó a cubrir todas las expectativas del mercado y que dio cuenta de la menor actividad. "Si bien Telecom sigue mejorando los márgenes de operación, esto se está logrando por una baja en los costos, mientras que los ingresos están creciendo por debajo de la inflación", explicó un agente bursátil. Por su parte, YPF completó el primer trimestre con una baja del 24,3% en sus beneficios, que tocaron los $ 2109 millones, aunque la desaceleración se explicó no por factores internos sino por el impacto de la caída de los precios internacionales del crudo. Un caso aparte es el de Edenor. La distribuidora eléctrica logró revertir sus millonarias pérdidas de 2014, con una ganancia de $ 469,9 millones en el primer trimestre del año. Pero este cambio en la tendencia en realidad se explica por un resquicio contable del Gobierno que le permitió modificar asientos contables en su balance. "Sus resultados están maquillados por los subsidios que recibe del Estado", explicaron en Arpenta.. Fuente:Lanacion.com.ar
Compartir
COMENTA CON FACEBOOK

DEJA UNA COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here