El Shincal de Quimivíl un tesoro de piedra enclavado en Catamarca

0
Nota leida 244 veces
El Shincal de Quimivíl un tesoro de piedra enclavado en CatamarcaNatalia Ponferrada, Museóloga y actual secretaria de Estado de Turismo  de la provincia, habló con La Unión sobre la obra del sitio arqueológico “El Shincal delQuimivíl”, que será inaugurada en Londres. Por valor de seis millones de pesos,la magnífica restauración de El Shincal fue posible gracias al gobierno de la provincia, a través de la Secretaría de Turismo, el Ministerio de Turismo de la Nación, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) que trabajaron en conjunto con el municipio de Londres; para concretar un sueño de todos los catamarqueños, la puesta en valor de este sitio arqueológico, desde el punto de vista incaico, el más importante de la Argentina. Hay que destacar también, el aporte científico de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara en la restauración de los vestigios arquitectónicos. Para contar acerca de la importancia de las obras en El Shincal hay que mencionar los trabajos distribuidos en dos partes, “por un lado se encaró la restauración y preservación del sitio propiamente dicho, que estaba muy deteriorado porque tenía cárcavas (zanjas que suelen hacer las corrientes de agua al erosionar un terreno) que se estaban llevando las estructuras por la erosión del agua, el mal mantenimiento, la falta de trabajo permanente en el sitio y la presencia de animales; todo esto hacia que se deteriorara más y más”, explico Ponferrada. Se realizó un cercado perimetral para evitar el ingreso de animales. Se repararon las cárcavas. Se hizo un desmalezamiento, mediante estudios a conciencia dirigido por especialistas en nuestra flora, para dar limpieza al sitio y permitir a su vez que crezca gramínea abajo, que posteriormente ayudaría a la consolidación del terrero. Se agregó una nueva senderización indicando zonas de circulación, evitando así que los visitantes se manejen indiscriminadamente por cualquier lugar. Esto ayuda a la preservación del sitio porque se están delimitando las zonas de permanencia y circulación y cuáles no. Se colocaron barandas en aquellos sectores donde el público no puede ingresar. Además “se incluyó una nueva señalización con una señalética con información al alcance de todos, que incluye gráficas con dibujos de cómo era el sitio antes y como lo están viendo ahora, de fácil comprensión para que todo el mundo lo puede entender y disfrutar”, explicó la secretaria de Turismo. El detalle es que esta nueva cartelería se realizó sobre bases de piedra que continúan la línea arquitectónica y, algo muy importante, se han colocado espacios de descanso con equipamiento de bancos y cestos de basura, para mantener la limpieza, todos en piedra para que queden dentro de la misma imagen estética que ya tiene el sitio. En palabras de Natalia Ponferrada, “todo esto genera una vista magnifica de El Shincal, es como si uno lo viera por primera vez”. “Recorrer el sitio hoy, es admirar y descubrir lo que tenemos en Catamarca y en Argentina, porque lo bueno de todo esto es que los ojos del país están puestos aquí”, agregó. La segunda parte de las obras tienen que ver con la estética y exhibición para la información que se brinda. Ponferrada comentó que “antes teníamos un museo de dimensiones muy pequeñas, que si bien el contenido científicamente era el adecuado, la exhibición era totalmente vetusta, fuera de todos los requerimientos y las técnicas museológicas y museográficas existentes, se podían observar carteles realizados en papel, cartulina, todos amarillentos, escritos a máquina por ejemplo, y hasta ciertas veces con un lenguaje no accesible para todos. Hemos plateado una nueva exhibición a la altura de los museos del país, del mundo, todos los recursos están puestos en escena para que el visitante pueda aprender, porque esa es la finalidad de un museo, todo lo que hace al lugar”. En el nuevo museo, la información que el público quiere conocer sobre el sitio y la vida de sus habitantes, está perfectamente narrada y presentada con un lenguaje que lo puede entender un niño de 7 años o un adulto de 50, lo que genera interés, curiosidad, ganas de interactuar, de conocer más sobre este lugar increíble. Una cosa que hay que destacar es que ahora el sitio cuenta con la coordinación de una arqueóloga, lo que le dio a El Shincal otra visión para poder trabajar en conjunto y coordinación con áreas nacionales y provinciales. También hay un guía, perteneciente a la Secretaría de Turismo que reforzará el trabajo junto a los empleados. Nuevos servicios Se construyó un portal de ingreso al sitio, que además de una buena carta de presentación, cuenta con una cabina de recepción de los visitantes, donde se brinda información referida a los horarios de visitas, los lugares de espera, el recorrido y la distribución de los guías, que son un servicio nuevo también. Otro acierto es la construcción de un salón comedor donde la gente puede almorzar, relajarse, o pasar un momento de espera, con un pequeño salón de venta de productos regionales. Y se trabaja con el municipio de Londres, para gestionar la realización de un paseo artesanal con mano de obra local, a fin de generar nuevas opciones comerciales para los lugareños. Los sanitarios, desde el área de turismo provincial, se han trabajado con directrices de accesibilidad y se han previsto rampas y baños para discapacitados, teniendo en cuenta que el terreno es sinuoso. ¿Por qué es tan importante El Shincal? N.P. Estamos hablando de una ciudad administrativa Inca, una ciudad que tuvo una importancia dentro del estado incaico. El Shincal es parte del Collasuyo, la parte sur del estado de Tawantinsuyu o Imperio incaico, es una de las ciudades más importantes desde el lago Titicaca hacia el sur. El Ushnu o plataforma construida en forma de pirámide que usaban los incas para presidir las ceremonias, que se encuentra aquí en nuestro sitio, es el más grande ubicado en una ciudad Inca. Se trata de una ciudad donde se acopiaba la producción para después distribuirla, era una ciudad estratégica y de allí el valor arqueológico, científico, cultural y turístico que representa. ¿Que implica esta obra para Catamarca? N.P. Es una puesta en valor para el turismo de Catamarca, con una visibilidad turística, cultural, patrimonial, arqueológica, etc., desde Latinoamérica, muy grande. Que además nos va a permitir generar lazos y convenios o acciones, con otros países por ejemplo como Perú, que integran el Qhapaq Ñan. Somos un destino turístico que se va consolidando, con todos los beneficios que esto genera, que implica también un cambio en la mentalidad de los lugareños, principalmente de Londres, que empiezan a recibir los beneficios de un turismo sustentable y a querer aprovecharlos. A nivel Argentina el impacto también es muy notorio, porque este sitio tiene todavía características de integridad, autenticidad y otros factores que ya nos están poniendo en la vidriera del mundo; el Ministerio de Turismo de la Nación lo sabe y por eso nos posiciona como un producto turístico para ofrecer, así que son muchas las cosas para aprovechar. Transmite identidad “La valorización de este patrimonio, conlleva un acto de reparación histórica; recuperar El Shincal es recuperar la identidad de los antepasados Incas. Y a eso apuntamos, estamos poniendo a consideración del pueblo, estos conocimientos que preserva el sitio, no los guardamos en un documento, sino que hemos logrado a través de estas sobras que todos puedan acceder a la información”, dijo Natalia Ponferrada.
COMENTA CON FACEBOOK

DEJA UNA COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here