Nov 27, 2018
1719 Views
2 0

Guía del Sitio Arqueológico El Shincal de Quimivil fue maltratada

Publicado por

Ocurrió el Viernes por la noche cuando se desarrollaba la visita nocturna al Sitio Arqueológico, donde Rosa Nieve Ramos quien es Guía en el Sitio fue maltratada verbalmente por Paula Espósito quién es Arqueóloga encargada de las Ruinas del Shincal de Quimvil.
A continuación su relato.

Querida gente, amigos, conocidos, compañeros de turismo: 

Soy Rosita Nieves Ramos, descendiente de Diaguitas Calchaquí y trabajo como guía en el Sitio Arqueológico El Shincal de Quimivil, lugar de suma importancia para nuestra Argentina que resguarda la sabiduría de nuestras culturas milenarias de América Latina, desempeño tareas desde 1998 dando comienzo como guía desde el año 2.000, esta maravillosa profesión me llevo a tener el prestigio a ser reconocida en todo el país como también en el exterior, en el año 2015 cuando se llevó a cabo la nueva puesta en valor del Shincal de Quimivil tuve el reconocimiento de la señora gobernadora Lucia Corpacci como así también la entrega de una placa recordatoria por el señor ministro de ciencia y tecnología Lino Barañao. Mi trayectoria por este lugar me llevo a conocer hermosas personas que me ayudaron a crecer y a sentirme orgullosa de mis raíces; también este lugar me permitió vivir experiencias inolvidables como ser parte del documental “Desandando caminos” de Gustavo Santaolaya, con el cual compartimos una linda amistad y que hace muy poco tuve la dicha de que me invitara a ser parte de un concierto mágico en Huacalera- Jujuy “Festival Andino”. 




Quiero contarles una desagradable situación que estoy viviendo, fui amenazada, maltratada por la Licenciada Paula Espósito, encargada del sitio arqueológico el Shincal desde hace cuatro años aproximadamente. 

El viernes 23 de noviembre en conmemoración de “la Noche de los Museos” se llevó a cabo una visita guiada en luna llena, me sentía tan entusiasmada, nerviosa y conmovida como el resto de mis compañeros por compartir esta experiencia única. Esos días antes pensaba ¿iré a poder controlar esta emoción? y que ojalá me tocara gente con el mismo interés, respeto y amor por este lugar sagrado como yo lo siento, este lugar me apasiona, me moviliza las miles de veces que pongo los pies en él guardo un respeto absoluto, siento que es todo, que es mi vida, ahí encontré la verdad y la importancia de mi cultura. 

Esa noche fue mágica y pienso que mis ancestros y el universo conspiraron para mí, que fue mi noche, que El Shincal y los espíritus me daban fuerza para no seguir callando. 

Se hizo la tarde, eran más de las 20 hs. La gente comenzaba a llegar, el día anterior se había decidido que yo realizaría la primera visita; cuando me apersone al lugar escuche que la gente preguntaba por mí, era el primer grupo y me llene de alegría, me preguntan si yo iba a ser su guía, les dije que sí y vi en sus caras su felicidad y por supuesto en la mía, la mayoría era gente que ya me conocía, los salude con un abrazo y los invite al museo para que la arqueóloga les diera una charla. Fui hasta mis compañeras y les conté que me había tocado un hermoso grupo, las chicas me dicen no te vayas danos un abrazo y deséanos suerte, nos abrazamos y me fui. Espere mi grupo, les di la bienvenida y comenzamos la visita, mientras caminábamos ya se veía un poco claro el cielo, Mama Quilla se acercaba, comenzamos de a poco apagar las linternas y empezó a notarse la claridad, ni que lo hubiera planeado, llegamos en el momento justo, nos paramos y como un regalo la luna empezó asomarse detrás de las montañas y nos invade la emoción, fueron inevitables las lágrimas, fue un momento inolvidable y una de las señoras pidió silencio, fue tan fuerte lo que se vivió que yo no me había dado cuenta que gente de cultura de la provincia estaba filmando, yo no podía parar de llorar, empecé a dar alguna explicación sobre el lugar, la gente inmersa en ese momento y algo rompió esa armonía y conexión con la luna “los intercomunicadores” empezaron a escucharse y por respeto a ese momento lo debía apagar, me retire a un costado, avise que lo apagaría, que me faltaba unos minutos para bajar y que me guiaría por la luz de los otros grupos para ver donde estaban y bajar. 




Llegamos a la cima del templo ceremonial de la luna, pude hacer una explicación muy rápida en medio de la emoción ya que sabía que los otros guías me apuraban a que bajara. Las preguntas de la gente, el silencio que era de suma importancia por respeto al lugar, pedí disculpas por el corto tiempo y bajamos. 

Ya casi terminando de descender prendo el Handies y se escuchaba los gritos de la Arqueóloga Paula Espósito, gritos aterradores para ese momento, me agarro una angustia, lo que recuerdo fue “QUE TE PASA, PORQUE ME HACES ESTO, PORQUE APAGAS EL HANDIES, CONTROLA EL TIEMPO PELOT*** O QUERES QUE TE MATE”, apague el intercomunicador en medio de la vergüenza y del dolor, rompí en llanto, los que estaban cerca escucharon un señor se acercó me abrazo y me dijo “tranquila, no te pongas mal, ¿Quién es la que te grita así? Yo lo voy a hablar no te pongas mal, esto es cosa de gente de ciudad, no te puede decir esto ¿Qué le pasa?”, trate de que el resto no percatara la situación. Sentí la energía del lugar que me fortalecía y seguí, pude terminar la guía, aunque un dolor partía mi corazón. 

Los que estaban lejos del Handies no escucharon tanto porque cuando escuche que decía que ME IBA A MATAR baje el volumen, pero pensé que vergüenza porque en el sitio circulaban varios grupos más y sus guías llevaban los intercomunicadores abiertos. Al terminar la explicación emprendimos el regreso, llego el momento de la despedida, fue abrazos, llantos, palabras bonitas de la gente dándome fuerzas, se acerca una señora, me da un abrazo y me dijo “usted no me conoce, pero yo sí, la gente habla en todos lados muy bien de usted Rosita, tiene una energía que traspasa el alma, sentimos una emoción tremenda con mis hijos en esta visita” fue tan linda esa despedida que opacó tanto dolor. 




Llegue al museo y vino una de las chica avisarme que ya estaba el otro grupo para guiar y le dije que no me sentía bien y no la haría, me pregunto que me pasaba y le conté lo sucedido y me desahogue en llanto, me pidió que me calmara así la gente no me vea en ese estado y me invito a la garita a tomar algo, en eso paso la señora Espósito al lado mío y me ignoro como siempre, me fui al museo y entro ella, veía en su cara el odio hacia mí y sentía que si podía me mataba ahí; conteste una pregunta a una turista en la maqueta, Salí y me fui a mi casa. Sentí que era mi noche más allá de toda la soberbia de esta mujer que no es de ahora la padezco hace más de tres años. Estando en mi casa pensé El Shincal y mis Ancestros están a mi favor y hoy hablaron por mí, que tengo que hacerlo público, que no debo callar más, debemos hacer valer nuestros derechos, me sentí fortalecida, me sentí con esas energías de hablar y no callar. 

Digo, la señora Paula Espósito por que es licenciada en arqueología y por que es la encargada de nuestro sitio arqueológico tenga el poder para amenazarme de muerte en público, el poder de humillarme ante la gente, de poner el resto del personal en contra mío, de prohibirme hacer las visitas guiadas cuando los turistas llegan y piden por mi porque fui recomendada por otra gente, de no dejarme caminar por mi lugar que me vio crecer y que me permitió que hoy sea reconocida a nivel mundial. 

¿Amigos creemos que el genocidio que padecieron nuestros pueblos originarios termino hace 500 años? Gente querida existe hoy y lo vivimos nosotros, creo que es el momento de despertar. 

El Shincal de Quimivil es uno de los lugares sagrados más importantes que nos legaron nuestros ancestros, no puede ser utilizado como escenario de comportamientos desagradable como éstos. Merece todo el respeto que es lo que debió tener esta visita nocturna, que la gente haya llegado para compartir esta energía tan mágica de nuestra Mama Quilla, no para llevarse esta imagen repugnante. 

Pido a todos los que les llegue se haga eco mi palabra en todos lados, quiero agradecer desde mi profundo respeto a todos, principalmente al señor intendente Gilberto Santillán por escucharme, a mi jefa Señora Secretaria de Turismo Natalia Ponferrada, y a la señora Gobernadora por haber confiado en mí; a todos mis amigos, a los medios que escucharon y difundieron mi palabra. Muchas gracias y espero que se hagan valer mis derechos, así como también el de todos los Pueblos Originarios.

Por mi familia, por mis hijos y por este lugar que me une profundamente a mis raíces, por mis hermanos olvidados, por todos ustedes pido respeto, un ¡JALLALLA! Bien fuerte hermanos.

Rosita

 

Nota publicada a través del Formulario de Contacto

Palabras Claves:
·
Seccion:
Culturales · Locales

Comentarios a Guía del Sitio Arqueológico El Shincal de Quimivil fue maltratada

  • Me parece un problema de índole personal acarreado desde hace tres años, parece una cuestión de celos laborales,con un mensaje muy rebuscado como para victimizarse mucho, en todo caso si hay algún tipo de acoso o persecución laboral, se puede denunciar a esa Licenciada en el ámbito que corresponde con testigos y todo. Me hace acordar a Cuando por ejemplo los de Norte chico, se desgarran las vestiduras por todas las virgencitas y santitos, y son flor de HDP

    Ramón 27/11/2018 12:52 Responder
  • Evidentemente el comentario que me antecede no tiene mucha validez , desde el anonimato pierde credibilidad toda crítica
    Y poco fundamento , dado que los cargos como el de la arqueóloga se acceden por concurso ( al menos en instituciones serías !!!!
    Vaya todo mi apoyo para rosa nieve ramos , y que la soberbia y la prepotencia no acallen voces autorizadas por sapiencia , por historia y por raíces
    Marcelo a enguix
    DNI 17609423

    Marcelo Antonio enguix 27/11/2018 10:25 Responder
  • Es todo mentira… Lo que quiere esta mujer es desprestigiar a la arqueóloga por qué quiere quedarse a cargo ella… Pero no tiene con que… Todos en londres saben quién es y lo mezquina que es… No le habla ni a su propia madre…
    Todas falacias de una persona mezquina que quiere desprestigiar a la arqueóloga por qué ya no puede hacer lo que ella quiere con el sitio. Todos saben de la mezquindad de esta persona.

    Anónimo 27/11/2018 08:56 Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.