Hallazgos Arqueológicos

0
Nota leida 1016 veces
Dos hallazgos arqueológicos cuyo valor todavía no puede ser medido con precisión para nuestra provincia, se han dado a conocer en las últimas jornadas en espacios tan disímiles como alejados entre uno y otro. Su presencia deja entrever que nuestro suelo todavía tiene mucho por entregar a los investigadores para escudriñar el devenir, al ascenso y la extinción de quienes habitaron una Catamarca innominada, o con otro nombre para decirlo con justicia, que a pesar de los esfuerzos de la conquista no logró ser sepultada y que la tierra nuevamente devuelve para recalcarnos que supimos ser otros en un tiempo indeterminado.
Es tarea de quienes asombrados nos encontramos con estos descubrimientos en la actualidad el indagar sobre su sentido real. Más allá de los resultados que arrojen las investigaciones, no deja de ser una buena oportunidad para volver a enfatizar y poner en valor la importancia del resguardo de los elementos encontrados y la financiación –por parte del Estado preferentemente- de las investigaciones necesarias para explicar en qué consisten realmente los hallazgos, cómo conservarlos, cómo difundirlos a la comunidad, y cómo convertirlos en parte del patrimonio histórico con el que cuenta la provincia. La conservación imprescriptible de estos espacios y la revalorización de los mismos de cara al catamarqueño  y a quienes deciden visitar nuestra provincia debe ser recategorizada como tarea primordial.
En un caso puntual –el hallazgo de pinturas rupestres en Capayán- cabe destacar que podría tratarse de elementos que superen con creces cualquier perspectiva de nuestra propia era ya que, según los primeros datos recabados- serían trabajos anteriores precolombinos, es decir previos a cualquier vestigio europeizante. El dato no es menor y como tal debe ser tratado.
La intervención de los mejores especialistas locales se hace totalmente necesaria, y por cierto el evitar que las piezas corran el riesgo de ser alojadas en espacios inadecuados o sometidos a riesgos de vandalismo. El Centro de Interpretación diagramado por el municipio es un caso claro: se creó como introducción al denominado "Pueblo Perdido” y posteriormente la falta de inversión y atención desembocó en hechos de inseguridad que terminaron por romper, literalmente, los hallazgos allí expuestos.
Una vez más se renueva la expectativa de que los nuevos hallazgos sean jerarquizados y tratados como lo que son: historia pura.

Fuenteelesquiu
Compartir
COMENTA CON FACEBOOK

DEJA UNA COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here