Nov 26, 2018
331 Views
0 0

La final postergada es otro papelón

Publicado por

Conmebol anunció que se jugaba a las 17, pero tras la protesta xeneize decidió suspender todo y habrá reunión mañana.

La revancha de la final de la Copa Libertadores entre River y Boca volvió ayer a ser postergada con fecha a determinar, luego que el mediocampista Pablo Pérez constató que su lesión en el ojo izquierdo sufrida por agresiones de hinchas en la llegada del micro “xeneize” al estadio “Monumental” no le permitía estar “en igualdad de condiciones”.

Fue el presidente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, quien sobre el mediodía ratificó que el partido se iba a disputar a las 17:00, pero dos horas después y con el público dentro del “Monumental”, confirmó la postergación por las secuelas de los incidentes producidos durante todo el sábado en el barrio porteño de Núñez y remarcó que el partido “se va a jugar en igualdad de condiciones”.

Entonces, Domínguez convocó a los presidentes Rodolfo D’Onofrio (River) y Daniel Angelici (Boca) a la sede de Conmebol en Asunción del Paraguay para acordar cuándo se dará continuidad a la serie, que se había iniciado hace quince días con un empate 2-2 en La Bombonera.

“La nueva fecha de la final será analizada y decidida en una reunión en Asunción el martes 27 a las 10 de la mañana con los presidentes de los clubes finalistas, Boca Juniors y River Plate”, anunció Conmebol a través de su cuenta oficial de Twitter.

Tentativas

“Tenemos un pedido anterior del Gobierno nacional de Argentina respecto de no jugar en la semana del G20”, aclaró, sin dar demasiado detalle sobre cuándo se haría la reprogramación.

Según pudo saber de fuentes de Conmebol, el encuentro se continuaría el próximo sábado 8 de diciembre en el estadio “Monumental”, en horario a definir, y River recibiría una fuerte sanción económica, pero no deportiva.

Es que en el mientras tanto, el presidente de Boca, Daniel Angelici, reconoció que modificó la postura que había firmado en un “pacto de caballeros” el sábado en la oficina de presidencia del estadio de River, con postergar el encuentro hasta estar en igualdad de condiciones, y reclamó formalmente la aplicación del artículo 18, el mismo que recayó sobre ellos en el episodio del “gas pimienta” en 2015 y por el cual fueron “descalificados” de la competencia.

La presión de los hinchas a través de las redes sociales, las declaraciones de Carlos Tevez y Darío Benedetto el sábado a la salida del vestuario, y de los propios compañeros de Comisión Directiva, hicieron cambiar a Angelici. A partir de allí, siguió la novela.

Despropósito

Cuando Conmebol anunció la suspensión del partido ya había público de River en el estadio. De inmediato hubo cánticos y protestas contra la dirigencia sudamericana, aunque no disturbios.

Palabras Claves:
·
Seccion:
Deportes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.