Oct 19, 2018
146 Views
0 0

Los tíos de Sheila reconocieron que fueron los autores del crimen

Publicado por

La confesión deberá ser ratificada ante la Justicia. Tras el hallazgo del cuerpo, hubo disturbios.

Leonela Abigail Ayala, hermana de Juan Carlos, padre de Sheila Ayala, y Fabián Ezequiel González Rojas, oriundo de Paraguay, su pareja de 24 años reconocieron ante efectivos de la Policía Bonaerense haber asesinado a su sobrina cuando un grupo de peritos requisaba su departamento.

“Nos drogamos y no sabemos qué pasó”, dijeron a oficiales de policía. Ambos se encuentran detenidos, aunque todavía no declararon frente al fiscal de la causa. 

Sheila Ayala, la nena de 10 años que estaba desaparecida desde el domingo último en el partido bonaerense de San Miguel, fue encontrada muerta ayer por la tarde dentro de una bolsa de basura en una medianera lindera al predio en el que vive el padre.

Según el portal infobae.com, en el departamento revisado encontraron bolsas y cintas sobre un colchón, compatibles con las que el cadáver de la menor fue envuelto.

Y es que el giro que dio el caso es sorprendente porque Leonela había dado varias entrevistas a canales de televisión denunciando la desaparición de su sobrina. Ambos son padres de un bebé de un año y seis meses y ella está embarazada.
La tía había encabezado la campaña para encontrar a su sobrina desde su perfil de Facebook. “Que aparezca mi sobrina Sheila Ayala, aparecé, te estamos buscando, desapareció ayer, si alguien la vio por favor comunicarse a estos números”, publicó en un posteo el lunes pasado. 

Según confirmó ante la prensa el comisario mayor Jorge Figini, titular de la Superintendencia de Investigaciones, “el cuerpo encontrado es el de una menor y estaba dentro de una bolsa en un lugar muy pequeño donde había mucha basura”. 
Indicó, además, que el lugar del hallazgo es contiguo al predio usurpado en el que viven más de 50 familias, entre ellas, el padre de Sheila. El comisario no quiso confirmar la identidad de la menor hasta que no se realicen la autopsia y las pericias correspondientes.

Figini dijo que hasta el momento no había detenidos y que “la única hipótesis que estamos trabajando es la de una muerte violenta”.

Primeramente había trascendido que el cuerpo había aparecido en cercanías de la casa del hermano del padre de la niña, de nombre Martín, que minutos antes había sido llevado por la Policía a la comisaría local. 

De todas maneras la confesión deberá ser ratificada ante la Justicia, ya que de otra forma no tendrá validez. 
Tras conocerse la noticia, vecinos de la niña comenzaron a tirar piedras contra los efectivos policiales que trabajaban en el lugar por lo que la Policía comenzó a disparar balas de goma para dispersarlos. Los vecinos reaccionaron violentamente al confirmarse el hallazgo y cuestionaron tanto a la policía -por entender que demoró varios días en revisar el predio- como a la familia de la menor, ya que existiría responsabilidad de algún miembro de ella en el caso.

La virulenta reacción derivó en la llegada de efectivos antidisturbios de la Guardia de Infantería, que tomaron posiciones para custodiar el perímetro del predio.

Ayer, más de 150 policías de distintas reparticiones, que incluyen a perros de rastreo y buzos tácticos, con intervención de las jefaturas distritales de San Miguel, Malvinas Argentinas, José C. Paz y Pilar buscaron a la niña en el predio usurpado.
El miércoles el Ministerio de Seguridad bonaerense había ofrecido una recompensa de 500 mil pesos para quien aportara información sobre la menor. 

Palabras Claves:
Seccion:
El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.