Se elimina el arancel a las notebooks: mirá si convendrá comprar en Argentina. Precios

0
Nota leida 132 veces
    El sábado que viene se eliminarán oficialmente los aranceles de importación para computadoras, notebooks y tablets, entre otros productos informáticos. Eso dará margen a los comercios para bajar sus precios y, en muchos casos, quedar con valores más bajos que los del mercado chileno.
    Cabe recordar que, a través del Decreto 117/2017 el Gobierno nacional decidió suprimir a partir del 1 de abril el impuesto del 35% que pagan los productos informáticos a la hora de ser importados.
    Sin esa obligación tributaria los importadores y comerciantes recibirán sus productos más baratos y por tanto estarán en condiciones de cobrar menos a los consumidores.
Argentina o Chile
    Resulta difícil saber qué ocurrirá a partir del 1 de abril, pero un estudio de Los Andes permite comprobar que si los comerciantes bajan los precios un 35%, los valores de mercado serán más bajos que en Chile en la mayoría de los casos.
    Para sacar esa conclusión se hizo un análisis de los precios que se manejan en ambos países. Se tomaron en consideración los valores publicados en Internet por Falabella, Musimundo, Garbarino y Musimundo por el lado argentino y Ripley, París y Falabella por el lado de Chile. La moneda chilena se tomó a $ 25 (cada mil) y el dólar a $ 15,80.
    Una notebook Lenovo IP 100-14BY (procesador Intel Celeron N2840), por ejemplo, se consigue hoy a $ 7.500 en Argentina a través de Internet. Si luego del 1 de abril su precio bajara un 35%, pasaría a costar $ 4.874.
    La misma computadora, en Chile, se vende hoy por $ 4.500 en moneda argentina. Es decir que en primera instancia seguiría existiendo una diferencia de $ 374 a favor de las tiendas chilenas.
    Sin embargo, el precio de la computadora comprada en Chile puede ser mayor si se considera el impuesto aduanero.
    No hay que olvidar que cada persona tiene una franquicia de U$S 150 al pasar por la aduana ($ 2.370 al cambio de hoy). Si su compra supera ese valor, deberá pagar un impuesto equivalente al 50% sobre el excedente a U$S 150. Es decir que si una persona hace una compra con un valor de U$S 200, deberá pagar como impuesto U$S 25.
    En el caso de la notebook Lenovo IP 100-14BY, se debería pagar de impuesto de $ 1.065 (cuesta $ 4.500 y la franquicia es de $ 2.370). Por lo tanto, el valor final de la compra se elevaría a $ 5.565.
    Claro está, que si en el mismo auto fueran dos personas de la misma familia, la franquicia sería mayor. Según la legislación vigente, las franquicias se suman en caso de que sean familiares los que viajan juntos. Por lo tanto, un matrimonio tendría una franquicia de U$S 300 al pasar por aduana y la notebook citada como ejemplo quedaría libre de tributar impuestos. En ese caso, aun bajando un 35%, seguiría siendo más conveniente comprar en Chile (sin contar los gastos de viaje).
    Si en cambio viajaran dos personas que no tienen parentesco entre sí, las franquicias no se sumarían y el comprador se vería obligado a pagar el impuesto de $ 1.065.
    Una situación similar se puede comprobar en la comparación de otros productos informáticos, salvo algunas excepciones.
Más productos
    La quita del arancel de importación del 35% no sólo reducirá el costo para los comerciantes de computadoras; también les dará la posibilidad de aumentar la oferta disponible en el mercado.
    Actualmente es común ver sólo dos o tres opciones de notebooks de cada marca en Argentina, mientras que en Chile se pueden encontrar hasta 40 modelos diferentes de una misma empresa.
    Según confirmaron empleados de Garbarino, Musimundo y Frávega, en los próximos meses “llegarían nuevos productos a Argentina gracias a la eliminación del arancel de importación”.
Dudas sobre el impacto en precios
    Aunque la eliminación del arancel de importación del 35% hace pensar que los precios de las computadoras deberían bajar en igual proporción, los expertos dudan que eso ocurra en realidad.
    Pablo Salvador, economista de Fundación Ideal, explicó que “la quita arancelaria implica una reducción de costos real del 35% y el impacto en el precio al consumidor final debería ser similar”. Sin embargo aclaró que es probable que los precios bajen menos de un 30%.
    “Seguramente bajarán muy poco las marcas de segmento alto que tienen poca competencia en el mercado, mientras los productos en un segmento de precios con alta competencia interna tendrán reducciones de precios más cercanas al 35%, explicó.
    También dejó su opinión el economista Andrés Koleda, quien consideró que seguirán existiendo diferencias de precios a favor de Chile por dos motivos. “Por un lado, la carga impositiva interna en Argentina sigue siendo más alta que la del país vecino y, por otra parte, es difícil creer que los comercios bajen los precios un 35%, opinó.
    “Es probable que las brechas de precios en los productos informáticos sean de entre el 10% y el 20% luego del 1 de abril”, indicó.
Compartir
COMENTA CON FACEBOOK

DEJA UNA COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here