Busca salir de la cárcel el narcotraficante más importante de Catamarca

0
Nota leída 113 veces

Claudio Argañaraz (p), posiblemente el narcotraficante más importante que se haya condenado en la provincia, busca salir del penal a días de haber cumplido un año de su sentencia.
El 16 de noviembre de 2016 el Tribunal Oral Federal en lo Criminal lo declaró culpable del delito de fabricación y preparación de estupefacientes, agravado por haber intervenido tres o más personas organizadas para cometerlo, condenándolo a purgar doce años de prisión. 
En los fundamentos de la sentencia, los jueces Juan Carlos Reynaga, Adolfo Raúl Guzmán y José Camilo Quiroga Uriburu, remarcaron que los Argañaraz funcionaron durante muchos años como una “empresa criminal tendiente al tráfico, fabricación, preparación de estupefacientes y distribución para su posterior comercialización en el ámbito local y zonas aledañas” en la que cada uno tenía un rol o función determinado.
El líder familiar terminó confinado al penal de Miraflores pero, semanas atrás, con el patrocinio legal del abogado Roberto Mazzucco (h) presentó una petición para poder purgar su condena en modalidad domiciliaria. El interno acusa deterioros en su salud que demandarían su salida de la cárcel para volver a su casa.
Argañaraz es diabético e insulinodependiente, además de ser una persona con problemas cardíacos y de presión. Tendría un stent en el corazón e intervenciones quirúrgicas al respecto.
El pasado viernes se realizó una junta médica en el hospital San Juan Bautista, de la que participaron profesionales del nosocomio, Gendarmería, Servicio Penitenciario, Cuerpo Interdisciplinario Forense (CIF) y dos médicos propuestos por la fiscalía federal.
En el petitorio elevado por el abogado Roberto Mazzucco, se planteó que el penitenciario provincial no contaría con los servicios médicos pertinentes para que Argañaraz sea atendido en el caso de sufrir una urgencia cardíaca o un pico de azúcar. En las inmediaciones, es decir en las localidades de Chumbicha y Miraflores, tampoco existirían centros de salud adecuados para situaciones de estas características.
Lo cierto es que la cárcel local no tiene médico las 24 horas, sino que en situaciones de emergencia, los internos son cargados en ambulancia y trasladados hacia el hospital San Juan Bautista para su atención.
La junta médica solicitó una serie de estudios a Argañaraz, entre ellos una cámara gamma (donde se hacen contrastes para estudiar su corazón y arterias). Los mismos se realizarán durante el transcurso de esta semana y luego de ello, emitirán su informe, el cual será determinante para dirimir lo planteado.
Quienes deberán decidir, son los mismos jueces que lo condenaron.
Al mismo tiempo, Argañaraz aguarda por novedades de los recursos de casación planteados en contra de su sentencia.
 

Una narcofamilia que funcionaba en conjunto

Además de los 12 años que recibió Claudio (p) Argañaraz, en el mismo juicio también fueron condenados su hermano Domingo Enzo a ocho años, su sobrino Enzo Andrés a cuatro y su hijo Claudio a seis (éste último tiene otra condena  anterior).
En la instrucción, Claudio (p) reconoció que estiraba cocaína en una finca, aunque intentó desvincular al resto de la familia.
Para los jueces, Claudio era el organizador y planificador. Conseguía la pasta base que era luego cocinada junto a su hermano Domingo con los precursores químicos que resguardaba su sobrino Enzo. Siempre de acuerdo al tribunal, el rol de Claudio hijo (quien además manifestó ser adicto a estas sustancias) era el de realizar delivery y hacer de campana.
La investigación en su contra inició en 2007 hasta que en 2015 lograron allanarlos y encontrar a los hermanos Claudio y Domingo con más de 9 kilos de cocaína.

Compartir
COMENTA CON FACEBOOK

DEJA UNA COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here