Abr 7, 2019
348 Veces leida

Cara a cara con el Senador por Belén Jorge Solá Jais

Publicado por

Cambia el tono con el que habla según el tema que se trate. Es ordenado y metódico cuando se refiere a su trabajo y detalla, por ejemplo, los complejos pasos de una obra vial. Pero es otro el entusiasmo cuando intenta transmitir las experiencias personales, en particular en el interior profundo de Belén. Habla de rincones como El Tolar o Las Vallas y se esfuerza por explicar que “son lugares hermosos, paradisíacos”, como si supiera que no hay palabras suficientes para describirlos. Detalla cada progreso de esos pueblos y parajes como una satisfacción personal, y revela admiración por esos comprovincianos que “hacen Patria”, y al mismo tiempo expresan su mayor gratitud por una simple visita. Jorge Solá Jais es el vicegobernador y conduce el Senado con múltiples responsabilidades, pero siente que Belén es su lugar en el mundo, y construyó lazos tan fuertes con su gente que les dedica cada vez más tiempo, incluso a costa de restarlo, muchas veces, a su propia familia. Ingeniero civil, fue máxima autoridad de Vialidad Provincial y luego electo senador por Belén. En la Cámara alta sus pares lo eligieron presidente del cuerpo, y comprendió que no hay remansos en el camino porque en su función “cada vez se exige más”. Solá Jais es el protagonista de nuestro Cara a Cara de hoy.

– ¿Cómo se inició en la actividad política?

– Con una propuesta de Lucía, cuando ella gana las elecciones en marzo del 2011. Al poco tiempo me preguntaron si me quería sumar a su equipo, al nuevo gobierno que se venía. Cuando me entrevisté con ella acepté y me propuso integrar su equipo con Vialidad de la Provincia.

 

– ¿Qué le dejó su paso por Vialidad Provincial?

– Muchos recuerdos y sabores positivos. Lucía me permitió planificar las obras viales de la Provincia en función a los objetivos que ella tenía, he logrado  desarrollar muchas obras, planificarlas, terminarlas y otras dejarlas iniciadas teniendo los resultados en este momento. Por ejemplo, la Quebrada de Moreira. Eso lo hicimos recién asumidos, a la semana… estábamos compartiendo un brindis del año nuevo y tomamos la decisión política de encarar esa obra, que hoy es una realidad. El objetivo de Lucía era la integración provincial. Cuando ella me propuso estar en Vialidad, trabajamos en todo el Plan de Desarrollo Provincial, y en base a ese Plan le hice una propuesta de desarrollo vial para integrar toda la Provincia. Por ejemplo, los ejes del corredor bioceánico que va por el Oeste, es fruto de lo que estamos teniendo hoy con la Ruta 46 Belén- Andalgalá, que integra ese Plan de desarrollo transversal, que va desde el Sur hacia el Norte. Otro de los desarrollos longitudinales fue integrar la Puna. Pusimos el eje sobre integrar Antofagasta de la Sierra, en base a eso se hicieron proyectos de puentes porque los problemas no eran solo las rutas sino las conexiones cuando teníamos mal tiempo. Se hicieron 9 proyectos de puentes que se están desarrollando en estos momentos. La Ruta 40 ya era un Plan Nacional, nosotros nos sumamos a ese desarrollo, con ese plan hemos ido desarrollando conexiones de ingresos a los pueblos. En el Norte de Belén con Villa Vil y los accesos a Corral Quemado, al Norte Chico de Belén, que se desarrolló a través de esa columna vertebral. Además, se trabajó en el desarrollo de todas las comunidades, se comenzó a pavimentar y hacer el desarrollo urbanístico de todos los municipios que se sumaron. 

 

– Cuando ejercía la ingeniería, ¿se imaginó alguna vez que llegaría a verse al frente del Poder Ejecutivo como sucesor en la cadena de mando de la Gobernadora?

– Nunca. Soy joven en la política. Me inicié con el llamado de Lucía, de manera que en la política tengo los años que Lucía lleva en el Gobierno. Me había dedicado exclusivamente a la parte profesional, nunca me habían propuesto esto.

– ¿Percibe usted que el Senado dejó de ser un ámbito estrictamente legislativo y ahora también cumple un rol social?

– Siempre lo tuvo. Es un ámbito legislativo pero los senadores representan a un territorio, representan a una población y las respuestas sociales siempre hay que darlas con leyes, con trámites o con gestiones. La Cámara de Senadores hoy tiene áreas generadas por distintos presidentes que cumplen ese rol y hay que ir incorporando más. 

– Usted es representante en el Senado del departamento que más municipios tiene, con un total de nueve. ¿Pudo establecer un diálogo con todos los intendentes?

– Tengo diálogo con la mayoría. Tenemos la particularidad de ser el departamento que más intendentes tiene, pero hay intendentes que son muy reacios a entablar contacto no solo con el senador o con el Senado, sino con el mismo Gobierno provincial. Hay un par de municipios que no dialogan con el Gobierno provincial o no trabajan conjuntamente y se me hace difícil dialogar con esos intendentes. Pero no son muchos, con la mayoría tenemos un diálogo fluido, fructífero, de respeto institucional. Hoy tenemos cuatro municipios que son conducidos por el Partido Justicialista FPV y cinco por la oposición, y mi compromiso es igual con todos. 

– Belén tiene casi 13.000 kilómetros cuadrados, zonas pobladas muy alejadas unas de otras, ¿hay algún sector que no haya podido visitar todavía?

– Ninguno. Los conozco a todos incluso desde antes de estar en la función pública. Yo me dedico al trabajo vial, soy Ingeniero Civil, por mi profesión siempre viajé y soy aventurero en el aspecto de conocer lugares. Después también en Vialidad recorrí mucho, por eso me quedan muy pocos lugares de la Provincia sin recorrer. Pero mi departamento lo conozco todo. Es una experiencia fuerte: querer más a la Provincia es la sensación que me deja… hay lugares que son muy  inhóspitos, que son muy alejados y compartir o conocer a sus habitantes me hace realmente querer más a la Provincia. 

 

– ¿Tiene relación con los caciques y está interiorizado en la problemática de los pueblos originarios?

– Sí, claro. Justamente Belén es uno de los departamentos que más pueblos originarios tiene. Básicamente el Norte de Belén, que es la zona de Villa Vil. Hay muchos caciques, los he visitado a todos, tengo relación con todos; a veces más fluida y otras veces se pone más distante. Hay que visitarlos, es justamente la gente que vive en zonas inhóspitas y hay que atenderlos, comprenderlos y trabajar junto a ellos. La problemática central que tienen los caciques  y los pueblos originarios es la posesión de la tierra. Básicamente es lo que más se visibiliza en la zona de la Puna, la posesión de la tierra y el trabajar con sus costumbres. No les gusta la invasión de las cosas nuevas. 

 

– Con los años que lleva recorriendo el departamento, ¿cuáles identifica usted como las principales problemáticas de Belén?

– Depende de la zona. Si hablamos de la zona urbana que comprende la ciudad de Belén y la ciudad de Londres, son lugares que han crecido muy mucho respecto a las comunicaciones. Pero en esas zonas urbanas el crecimiento habitacional no fue acompañado de la generación de servicios básicos. A la gente del interior creo que hay que mejorarle el acceso a la salud, esa es una deuda o una cosa pendiente para poder mejorar; ya que la educación llega muy bien con la presencia de las escuelas. 

 

– Como contrapartida, ¿dónde cree que está el mayor potencial para el desarrollo del departamento?

– Es muy heterogéneo el departamento de Belén. No es un departamento que tenga una característica exclusiva. Toda la zona de la Puna es una zona productiva por excelencia, su producción local como son los tejidos, los elementos que se desprenden de la vicuña, y de la lana. Tiene la minería en otro sector, que es otro de los potenciales más fuertes. Pero si tuviera que elegir uno, diría que lo más importante que tienen Belén y la Provincia es el Turismo, la gran riqueza que tenemos que explotar es el turismo. 

 

– ¿Cuál fue la experiencia más grata y la más difícil que le tocó experimentar como senador?

– No es simple determinarlo… Como senador me dediqué a trabajar por el lugar, porque amo Belén, amo la Provincia… no sabría decir exactamente qué es lo más  grato que he tenido, pero llegar a un lugar inhóspito y convivir, compartir o visitar a la gente que hace Patria en la Provincia, que son originarios, me genera realmente una enorme gratitud. La devolución que te hacen ellos, sólo por visitarlos; es algo que conmueve. Y lo más difícil… es llegar a un equilibrio entre la función, el visitar a la gente y estar con la familia. Siempre estuve lejos (de la familia) pero cada vez  estoy más lejos porque esta es una labor que te exige siempre más. Uno profesionalmente regula los tiempos, pero en la función pública los tiempos pasan a ser de la gente, de quien te votó y te eligió. Y regular eso con el tiempo que requiere la familia es lo más complejo en esta tarea. 

 

– ¿Cómo vislumbra este año electoral?

– Hay un panorama general difícil y complejo, pero a la vez uno siente la tranquilidad de que todo se va a desarrollar bien, porque es una Provincia básicamente pacífica, está ordenada y creo que el proceso electoral de este año se va a desarrollar con total normalidad. Es una Provincia que está conducida por una persona, como es Lucía Corpacci, que está muy bien ordenada la conducción, en el manejo de la Provincia, así que yo creo que va a ser un año complejo pero tranquilo. 

 

– Hay quienes se pronuncian por la alternancia y quienes piden la continuidad de la Gobernadora por un nuevo mandato. ¿Cuál es su postura?

– Siempre lo dije, desde el primer momento.  Yo creo que la mejor representante y quien nos asegura la continuidad del proyecto es ella, Lucía Corpacci. Estoy a favor de la alternancia, es bueno para la democracia, es bueno para la política; pero creo que en la política siempre se actúa de acuerdo con las circunstancias. Hoy la circunstancia es que ella debe seguir porque es la única que asegura la continuidad de un proyecto de Provincia que cambió para bien la realidad de miles y miles de catamarqueños. Hay que trabajar más junto a Lucía para fortalecer ese proyecto que la gente eligió, y asegurar que más adelante otra persona sepa mantener el rumbo.  

 

– En octubre también se pondrá en juego su banca, ¿tiene decidido si va a competir por la senaduría o se va a postular a otro cargo?

– Creo que puedo ejercer otro periodo, y voy a competir nuevamente por renovar la banca. Es un lugar importante, y cuatro años más darán la posibilidad de seguir gestionando, desarrollando y hacer lo que queda pendiente. 

 

– ¿Qué siente que puede aportar desde su lugar para el pueblo de Belén?

– Mucho. Y cuando hablo del pueblo de Belén, hablo de todo el departamento, porque hay una costumbre, una confusión común de que cuando se habla de Belén automáticamente se piensa en la ciudad de Belén. Y los desafíos son mayores. Hay proyectos pendientes, siempre apuntando a gestionar o tratar de que toda la población tenga una mejor calidad de vida. Hoy la prioridad que me fijo es el acceso a la salud, donde se mejoró mucho pero el deseo es mejorarla más.

 

Jorgelina

“Hay viajes de todo tipo. Los viajes a El Tolar han sido muy especiales. Cada  viaje ha sido distinto. Se nos han presentado situaciones diferentes cada vez que hemos subido, es un tema pendiente hacer un buen camino, siempre gestionamos y estamos a punto de logar el acceso. Belén es muy grande, tiene pueblos inhóspitos y hay dos poblaciones que no tienen todavía el acceso vial, uno es El Tolar y otro es Las Vallas, muy cerquita de Belén. Tienen asistencia médica, educación, pero no tienen esa otra posibilidad que es el acceso. Esas visitas son lo que más me gustan, son emocionantes. Y algo increíble fue cuando Jorgelina se recibió de abogada. Una joven de nuestro interior profundo, con tantas dificultades, completó sus estudios y la acompañamos a su pueblo. Verla reencontrarse con sus padres, llevándoles su título (foto) fue algo único, impactante”.

/p>

 

Carachi

“Carachi, es un lugar… yo digo que es de Lucía, porque era un lugar históricamente olvidado, y Lucía tomó la decisión de hacer una gran obra ahí, hacer una escuela y además generó eso de visitarlos cada vez que tenemos la posibilidad. Llevamos un tenor, Nicolás Romero, que les cantó a los chicos y les encantó. Después les llevamos las notebooks, y compartí momentos hermosos con ellos: ver las caras de alegría al abrir una computadora realmente hace que a uno se le hinche el pecho”. 

Fuente: Elesquiú

Palabras Claves:
·
Seccion:
Política
0 0
ATENCION: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Ademas, en este espacio se representa la opinion de los usuarios y no de londreshoy.com.ar, los textos que violen las normas establecidas para este sitio seran eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decision del editor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


COMENTAR CON FACEBOOK