Nota vista 5 Veces

Con 13 años es adicto a los estupefaciente

“Juan Diego” tiene 13 años; es un niño pero a diferencia de otros chicos de su misma edad, él atraviesa por una situación que lo coloca en una situación de vulnerabilidad. “Juan Diego” es adicto a estupefacientes; se inició a los nueve años y el consumo problemático se convirtió en una adicción. El problema crece porque con 13 años ya es conocido en la comisaría de su barrio.
“Juan Diego” no se llama así; es un nombre para que de alguna manera su problemática tenga una cara. Si bien es inimputable, su adicción lo lleva a tener problemas con la ley penal. Entre la noche del lunes y la madrugada del martes, “Juan Diego” cometió tres ilícitos: dos robos contra la propiedad y daños en el Centro de Admisión y Derivación. Su mamá, en varias ocasiones, expresó que no puede controlarlo. Hasta ayer, este chico se encontraba en el Hospital Interzonal de Niños Eva Perón (HINEP), donde se estaba desintoxicando.

Fuentes consultadas indicaron que, en febrero último, el Juzgado de Familia de Primera Nominación, a través de un fallo que se encuentra firme, ordenó a la Subsecretaría de Salud Mental que arbitre los medios correspondientes para abordar a este niño y que, de ser necesario, cree los dispositivos que considere necesarios. Al mismo tiempo, en la sentencia resolvió que la Secretaría de Seguridad ordene que se proceda de acuerdo con el artículo 13 de la Ley 5191, que declara interés provincial y política de Estado la lucha contra el consumo excesivo de alcohol y otras adicciones y la creación de un programa de prevención y lucha. Este artículo, en concreto, se refiere al procedimiento de resguardo y el personal policial, cuando observe a un niño, niña o adolescente deambulando bajo los efectos del consumo de alcohol u otras sustancias estupefacientes, cuyos síntomas sean evidentes y pongan en peligro su integridad física, debe llevarlo a un centro de salud.

“Se tomarán medidas que hagan cesar la conducta de transgresión; se solicitará de inmediato el auxilio de la fuerza. Inmediatamente se comunicará el hecho a los padres o tutores para la revisión médica y la constatación de su estado clínico. Se realizará el traslado a un nosocomio más cercano o más adecuado para su debida atención”, detalla la Ley.

A tres meses de este fallo, “Juan Diego” sigue sin contención y su adicción lo lleva a situaciones que empeoran su situación. La historia no es nueva y el final pareciera que va a repetirse.

Fuente:El Ancasti


| Enviar por WhatsApp

Al realizar un comentario ud acepta nuestros Terminos y Condiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.