Sep 14, 2016
761 Veces leida

Efemérides Argentinas de hoy Miércoles 14 de Septiembre

Día del Cartero

El primer cartero de Buenos Aires se llamaba Bruno Ramírez. Su primer trabajo fue el 14 de septiembre de 1771. Por eso, el 14 de septiembre es el Día del Cartero (Fuente: «Los libros del caracol 2», Ed. Estrada, 1998).
14/9/1886 – Por Ley N° 1804 se funda el Banco Hipotecario Nacional, durante la presidencia de Julio Argentino Roca.
14/9/1895 – Nace en San José de la Esquina (provincia de Santa Fe) el notable ensayista, cuentista y poeta Ezequiel Martínez Estrada. Es uno de los grandes escritores argentinos de nuestro tiempo. Falleció en Bahía Blanca (provincia de Buenos Aires) el 4 de noviembre de 1964.
14/9/1984 – Muere en Buenos Aires el destacado dibujante de temas políticos y creador de personajes de historietas Lino Palacio. De diseño neto y expresivo, creó personajes como «Don Fulgencio, el hombre que no tuvo infancia». Ilustró temas y pasajes de sus viajes, los que acompañó con agradables prosas descriptivas. Nació en Buenos Aires el 5 de noviembre de 1903.
1923: El boxeador argentino Luis Ángel Firpo combate por el título de los pesados ante Jack Dempsey en la que es considerada «La Pelea del Siglo» y pierde por nocaut en el segundo round. En el primero sacó a su rival 17 segundos del ring y debió ser declarado ganador pero no lo fue. Es el primer púgil argentino que combate por un campeonato mundial.

 

DÍA DEL BOXEADOR.
El recordado púgil Luis Angel Firpo, el 14 de septiembre de 1923, en el Polo Grounds de Nueva York, escribió una página de gloria para el boxeo argentino cuando en un memorable pleito denominado «La Pelea del Siglo» se enfrentó con el estadounidense Jack Dempsey, y a pesar de haber sido derrotado la pelea marcó un hito en la historia del pugilismo argentino, por lo cual esa fecha fue instituida como el «Día del Boxeador».
«El Toro Salvaje de Las Pampas» como se lo conocía a Firpo, fue derrotado por nocaut en dos rounds, en un combate teñido de irregularidad ya que el campeón del mundo fue ayudado para reintegrarse al ring, sobre el que cayó en el primer asalto. Sin embargo, lo ocurrido aquel 14 de septiembre de 1923 quedó grabado no sólo en la memoria de los casi 90.000 asistentes sino en muchos aficionados que más tarde pudieron apreciar a través de registros fílmicos cómo el argentino derribaba al campeón mundial y lo sacaba del ring con un perfecto directo.
Una furibunda derecha, lanzada tras una seguidilla de golpes algo desordenados, impactó en el rostro de Dempsey, quien salió despedido entre las cuerdas, cuando se desarrollaba el primer asalto.
En ese sector, a la vera del ring, estaba el cronista Jack Lawrence y el operador de Western Union, Perry Grogan, quienes ayudaron a reingresar al cuadrilátero al llamado «asesino de Manassa» ante la permisividad del árbitro local Johnny Gallagher, quien no realizó la cuenta en forma reglamentaria e hizo seguir el pleito.
Por esa actuación, el referí fue suspendido por cinco semanas por la Comisión Municipal de Nueva York. Algunos testigos de aquel enfrentamiento dicen que Dempsey estuvo cerca de 17 segundos fuera del cuadrilátero, lo cual habría derivado en el triunfo inmediato del peleador de Junín.
Firpo, conocido como «El Toro Salvaje de las Pampas», pesó para esa pelea 87,300 kilos, mientras que el campeón dio en la balanza 98,200. Es decir, que había 11 kilogramos de diferencia, casi. El argentino cayó en nueve oportunidades en la pelea (siete en el primer capítulo y dos en el segundo y último). En Buenos Aires, miles de aficionados se agolparon frente a los periódicos porteños para escuchar por los altoparlantes el combate transmitido desde el mismo Polo Grounds.
La histórica y memorable actuación de Firpo hizo que las autoridades porteñas legalizaran el boxeo profesional que hasta entonces estaba prohibido y que sólo se practicaba en forma clandestina. El célebre escritor argentino, Julio Cortázar, un declarado fanático del boxeo escribió en «Circe»:
«Vino la pelea Firpo-Dempsey y en cada casa se lloró y hubo indignaciones brutales, seguidas de una humillada melancolía casi colonial». El boxeo argentino tuvo décadas de gloria en el amateurismo, cosechando siete medallas doradas, otras tantas de plata y 10 de bronce en la historia de los Juegos Olímpicos.
El período épico se dio entre los años `20 y `50, siendo hasta el momento el deporte que mayor cantidad de preseas entregó en la máxima cita deportiva. En el campo profesional, Argentina logró 38 títulos mundiales entre los boxeadores varones. El primero resultó el mosca mendocino, Pascual Pérez, en 1954. También se consagró el legendario Carlos Monzón y otros con menos brillo pero con notable técnica o guapeza como Horacio Accavallo, Nicolino Locche, Víctor Galíndez, Santos Laciar, Omar Narváez, Marcos Maidana, Sergio Martínez, entre otros.

 

Palabras Claves:
0 0
ATENCION: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Ademas, en este espacio se representa la opinion de los usuarios y no de londreshoy.com.ar, los textos que violen las normas establecidas para este sitio seran eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decision del editor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


COMENTAR CON FACEBOOK