Jun 20, 2020
230 Veces leida

El Papa Francisco decretó la beatificación de Fray Mamerto Esquiú

El Papa Francisco decretó ayer viernes la beatificación del fraile catamarqueño Mamerto de la Ascensión Esquiú, nacido el 11 de mayo de 1826 en San José de Piedra Blanca y fallecido el 10 de enero de 1883 en La Posta de El Suncho, destacado por su «visión social».

Según informó esta tarde el Vaticano, el pontífice autorizó la promulgación del decreto de la Congregación para las Causas de los Santos para la beatificación del Venerable Siervo de Dios argentino. Esquiú perteneció a la Orden de los Frailes Menores y fue nombrado obispo de Córdoba en 1880.

Según afirmó el sitio oficial Vatican News al dar la noticia este viernes, se trató de un «obispo con visión social».

El decreto del Papa se da días después de que una junta de cardenales reconociera el milagro atribuido a la intercesión de Esquiú, que se refiere a la curación, científicamente inexplicable de una niña que padecía osteomielitis. Una vez declarado beato, se permitirá el culto público eclesiástico de Esquiú, aunque limitándolo a determinados lugares y familias religiosas, informaron fuentes del obispado de Catamarca.

El milagro había sido aprobado por la Comisión Teológica de la Congregación para la Causa de los Santos, el pasado 24 de abril de 2019.

Su obispado

A fines de 1878 fue nombrado candidato a obispo de Córdoba por el presidente Avellaneda. Renunció al cargo, pero a los pocos días le llegó la orden del papa León XIII de aceptar la candidatura. Su respuesta por ese entonces fue: «Si lo quiere el Papa, Dios lo quiere.»

Fue consagrado obispo de Córdoba el día 12 de diciembre de 1880, y tomó posesión de su sede episcopal el día 16 de enero del año siguiente. Como parte de la historia, se lo recordó con una vida austera, un pastor humilde y austero. Era de recorrer casi todas las ciudades y pueblos de la diócesis.

Fray Mamerto Esquiú murió el 10 de enero de 1883 en la posta catamarqueña de El Suncho, en viaje de regreso desde La Rioja a su sede obispal de Córdoba.

Sus restos mortales descansaban en la catedral de Córdoba, mientras que el corazón «incorrupto» del religioso fue depositado en el convento franciscano de Catamarca. Fue sustraído en dos oportunidades.

En octubre de 2018, desde Córdoba partieron a la Iglesia de Catamarca las reliquias del ilustre fraile, donde se guardan una falange y una vértebra del sacerdote, tanto en la Catedral Basílica Nuestra Señora del Valle y en la Iglesia cabecera de Fray Mamerto Esquiú, su tierra natal.

Esquiú fue declarado Siervo de Dios en 2005 y Venerable en 2006. El 24 de abril de 2020, la Comisión Internacional de Teólogos de la Santa Sede dieron por válido el milagro.

Seccion:
Catamarca
0 0
Al realizar un comentario ud acepta nuestros Terminos y Condiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


COMENTAR CON FACEBOOK