Feb 19, 2020
1365 Veces leida

En Dubai: Jalil deslumbró a los jeques con su imperio

El gobernador Raúl Jalil brilló en Dubai acompañado por el dueño de El Ancasti, según comentó en una entrevista cedida en exclusiva a la radio del dueño de El Ancasti, el medio amigovio del Gobierno que –según se explicó en las lejanas tierras- genera con pautas publicitarias en Catamarca el equivalente a siete pozos petroleros de los árabes.

Jalil explicó el fenómeno del medio oficialista-independiente, que factura papel, web, digital, newsletter, televisión-YouTuber, radio, alquileres y todo lo que sirva para chuparle la teta al Estado, gracias a los estrechos lazos empresarios de su dueño, privilegiado compañero de viaje del mandatario.

¿No hay un monopolio, una preferencia muy abierta del gobierno con ese medio?, parece que le preguntaron a Jalil, pero él explicó que nada que ver, que la torta de fondos públicos no se limita a Silvestre Zitelli, y se reparte además entre un inmenso número de empresas de los más variados rubros, por ejemplo Sanatorio Pasteur, Sanatorio Junín, Farmacias Red Colón, Shopping Altos del Solar, Bonafide, bar Evelina, Concesionaria Jalil, negocios inmobiliarios y otros auspiciantes de El Ancasti.

Jalil, rápido de reflejos, desvió la conversación y ganó la simpatía de los árabes al comentar que en Catamarca también falta el agua como en los milenarios desiertos, que también tenemos oro que parece que va a administrar su hermanito, y para sumar color contó que aquí además tenemos atractivos singulares como policías que venden droga y antiquísimas ruinas de un estadio que para promocionar el turismo competirá como atracción con el Coliseo Romano.

El gobernador pasó un mal momento, se comenta, cuando le preguntaron en conferencia de prensa si de verdad era peronista, porque con tanto interés por los empresarios y los negocios parecía la reencarnación catamarqueña de Macri.

Lúcido como siempre, Raúl zafó soltando unas frases en japonés, y ante la falta de traductor dio por respondidos los interrogantes y se fue con Julio Ibarra, que había subalquilado dos stands de Rumania a una delegación de incautos chinos.

Como nota de color del viaje, trascendió que Don Zitelli no apareció en ninguna foto por una sencilla razón: ¡En realidad fue contratado como fotógrafo! Parece que todas las fotos las sacaba don Silvio Silvestre Sylvester, el “Rambo” de la facturación, y por eso al exministro saadista no se lo vio en ninguna imagen de los partes oficiales.

Por suerte ya todos regresan a Catamarca para que la provincia siga creciendo a lo loco, y ya no hará falta aguantar a Rubén Dusso a cargo del Ejecutivo, que a Zitelli le molesta tanto como a Clarín verla a Cristina en la Rosada.

Fuente: https://www.airevision.com.ar/

Seccion:
Política
0 0
Al realizar un comentario ud acepta nuestros Terminos y Condiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


COMENTAR CON FACEBOOK