Nota vista 7 Veces

Estaba curándose de cáncer y murió por coronavirus

Hace un par de semanas, Sundee Rutter (42) había recibido una gran noticia: estaba ganando su batalla contra el cáncer, hecho que la llenaba de alivio porque tenía que cuidar a sus seis hijos. Sin embargo, con la llegada de la pandemia del coronavirus todo se transformó en desgracia para ella y su familia.
El 2 de marzo, Sundee comenzó a sentirse muy mal. No eran sólo sus síntomas habituales del cáncer, sino más bien fiebre, tos seca y dificultades para respirar. Es por esto que sus hijos decidieron llevarla a un hospital en Washington, Estados Unidos, donde con los días, su cuadro clínico se fue empeorando.
La lamentable noticia llegó para la familia de Sundee el 16 de marzo. Sus seis hijos la miraban a los lejos sin poder abrazarla ni despedirse, porque tenían un vidrio que los separaba, como medida preventiva.
Los niños, de entre 13 y 24 años, quienes habían perdido a su padre hace ocho años, se reunieron fuera de la habitación para despedirla a los lejos, y al ver la escena, el personal médico pensó en algo para que pudieran hablar con ella.
“Tomaron un walkie-talkie y lo pusieron junto a su cama, en la almohada (…) pudimos decirle nuestras últimas palabras y despedirnos de nuestra madre”, contó su hijo Elijah Ross-Rutter, de 20 años, a CNN.
“Pude decirle que la amaba”, señaló. “Es algo difícil. En el momento, realmente no sabes lo que vas a decir”.
Fuente: telefenoticias.com.ar

| Enviar por WhatsApp

Al realizar un comentario ud acepta nuestros Terminos y Condiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.