Nota vista 8 Veces

Gustavo Jalile le dejó un municipio “vaciado” a Susana Zenteno

Como se avizoraba desde que Susana Zenteno derrotó a Gustavo Jalile en las elecciones para conducir el municipio de Valle Viejo, la transición de mando no fue para nada ordenada, a pesar de que el propio jefe comunal saliente había prometido que colaboraría con la nueva gestión.

El sábado a la mañana, en las oficinas de la Intendencia municipal, Zenteno tomó posesión del cargo, sin la presencia de Jalile, en un clima enrarecido por “el vaciamiento de las oficinas comunales”, según informaron desde el entorno de la flamante titular del Ejecutivo municipal.

De acuerdo a lo manifestado por los nuevos funcionarios del municipio chacarero, cuando ingresaron a las dependencias de la comuna se encontraron con armarios vacíos, sin documentación contable o de expedientes de trámites iniciados por los vecinos, desaparición de equipamiento técnico de alto valor, sin sillas o mobiliario completo en algunos casos, sin computadoras o solamente pedazos de ellas, sanitarios destruidos.

“Es tierra arrasada”, señaló el nuevo fiscal municipal, Exequiel Olmos, quien encabezó junto a Zenteno, y demás funcionarios, la recorrida por algunas de las distintas oficinas ubicadas en el parador municipal de Tres Puentes.

Desde la flamante gestión, indicaron que si bien recibieron los libros contables y las chequeras, constataron que los elementos que figuraban en las actas no correspondían con lo efectivamente encontrado y que a esto se sumó la dificultad de la falta de entrega de llaves de algunas de las oficinas.

En un parte de prensa emitido por la nueva conducción, se señaló que “mucha preocupación generó el avasallamiento, por la pérdida de material sensible para los vecinos como pedidos de ayuda económicas para tratamientos médicos, viajes o para afrontar la situación económica”. “El daño es a los chacareros más vulnerables”, señaló el subsecretario de Niñez y Adolescencia, Daniel Tello.

Mas allá de la ausencia de Jalile, el resto de exfuncionarios participaron del proceso de traspaso y se habrían mostrado “sorprendidos” por el estado en el que quedaron las oficinas, especialmente la Intendencia y el que era despacho de la secretaria de Acción Social.

Ante esta situación, se labró un acta por parte de la escribana municipal, y dada la envergadura de las irregularidades se dejó constancia notarial y se pidió consigna policial para salvaguardar el edificio o la poca documentación encontrada ante la posibilidad que existan copias de llaves o que algún exfuncionario o empleado intente ingresar durante el resto del fin de semana.

Pago de sueldos

Al ser consultado el secretario de Gobierno, Rolando Contreras, sobre el “faltazo” de Jalile, lo consideró como un detalle menor. “Susana asume con toda la esperanza, con todas las ganas de servir a la comunidad, de llevar adelante este proceso y de lograr los objetivos que se había propuesto a la comunidad. En ese marco, esto podría ser un detalle menor”.

En referencia a la preocupación que tienen los empleados municipales ante la demora en el pago de los haberes, el secretario político aseguró que no son ajenos a esta problemática: “A partir del lunes, la prioridad número uno es garantizar el salario y el sustento a la familia municipal”.

 

Fuente:http://launiondigital.com.ar/


| Enviar por WhatsApp

Al realizar un comentario ud acepta nuestros Terminos y Condiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.