Nota vista 6 Veces

Las jubilaciones seguirán aumentando por decreto

El presidente Alberto Fernández prorrogó hasta fin de año la suspensión de la movilidad jubilatoria aprobada por ley durante el mandato de su antecesor Mauricio Macri, por lo que las jubilaciones y pensiones y otros subsidios como la Asignación Universal por Hijo (AUH) seguirán teniendo aumentos discrecionales por decreto, en el marco de la emergencia social dispuesta a comienzos de año y que se agravó con la pandemia de coronavirus.

La intención inicial del Ejecutivo nacional era que la nueva prórroga de la suspensión vigente desde que se declaró la emergencia nacional a fines de diciembre del año pasado, fuera autorizada por el Congreso, dado que era prácticamente un hecho que este año no se aprobaría por ley una nueva fórmula que sustituyera la anterior fijada por la Ley N° 27.426 a fines del 2017 y que se constituye en un índice trimestral obtenido en un 70% por la inflación y el 30% restante por el salario registrado.
Pese a que el proyecto se elevó a la Cámara de Diputados hace solo quince días, el gobierno nacional prefirió no esperar el tratamiento legislativo, y debido a que la actual suspensión vence mañana 20 de junio, dispuso nuevamente por decreto una prórroga de 180 días. «Prorrógase hasta el 31 de diciembre de 2020 la suspensión de la aplicación del artículo 32 de la Ley Nº 24.241, establecida en el artículo 55 de la Ley Nº 27.541», señala el Decreto de Necesidad y Urgencia 542/2020 firmado por Fernández y publicado hoy en el Boletín Oficial.

«Durante este período el Poder Ejecutivo Nacional determinará el incremento de los haberes previsionales correspondiente al régimen general de la Ley Nº 24.241 con el fin de preservar el poder adquisitivo de los mismos, atendiendo prioritariamente a los beneficiarios y las beneficiarias de menores ingresos», establece la norma.

Asimismo, el Ejecutivo también prorrogó hasta la misma fecha, la presentación un proyecto de ley para fijar la nueva movilidad de los haberes previsionales.

Para justificar la nueva suspensión de la movilidad jubilatoria, el gobierno nacional apeló al «impacto en la recaudación de los recursos de la seguridad social, en las remuneraciones al trabajo y en la evolución de los precios al consumidor» causados por la pandemia de coronavirus, lo que «tornan inciertos los indicadores o parámetros más relevantes utilizados para establecer una metodología rigurosa de cálculo con el fin de determinar la movilidad de los haberes previsionales».

«En términos de actividad económica, el impacto de la pandemia y el aislamiento social establecido están produciendo una importante contracción, lo que también repercute sobre la recaudación nacional», añadió

Considerando que «cualquier esquema de movilidad debe garantizar cierta estabilidad real en los beneficios previsionales frente a diferentes contextos macroeconómicos, así como establecer un nivel que se pueda sostener en el tiempo, dada la capacidad de los recursos fiscales», el gobierno de Fernández entendió que «ante la realidad impuesta por la pandemia de COVID-19, se torna sumamente difícil, ya no solo construir una fórmula de movilidad seria, razonable y perdurable, sino prever o predecir cómo se comportarán las variables económicas en los próximos meses, de modo tal de determinar, a priori, pautas serias para fundamentar técnica, económica y políticamente, los ajustes trimestrales».

«La Seguridad Social es el resultado del devenir histórico de una sociedad y se halla condicionada tanto por la demanda que el conjunto social aspira a satisfacer como por la exigencia de las circunstancias en que aquella se desenvuelve. Las políticas de la Seguridad Social deben adecuarse a las necesidades sociales así como también a las restricciones que impone el entorno económico en cada país», concluyó.


| Enviar por WhatsApp

Al realizar un comentario ud acepta nuestros Terminos y Condiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.