Sep 21, 2016
368 Veces leida

Llegó la primavera!

llegó la primavera

Sol, flores, calorcito…Llegó la tan esperada primavera, conocida como la estación del amor. ¿Pero esto es sólo una frase hecha? Parece que no, que hay algo en el aire que nos cambia el humor y nos predispone mejor.

Según un estudio realizado por el portal de citas online ZonaCitas.com , la mayoría considera a la época primaveral como un buen momento para entablar una relación o propiciar encuentros con otras personas. No por nada las visitas a esta web crecen considerablemente a partir del 21 de septiembre.

Muchos estudiosos del tema aseguran que esto se debe a la extensión de los días -debido a la mayor cantidad de luz solar-, así como a la coloración de la flora y al incremento de la vida al aire libre, acontecimientos que producen modificaciones a nivel físico y mental.

La licenciada en Psicología, Soledad Jorge afirma que, «a partir de este cambio en el contexto, hormonas como la melatonina y la serotonina aumentan su producción. Estas hormonas están vinculadas al estado de ánimo, al sueño y la vigilia. De esta manera, las personas tienden a sentirse mejor emocionalmente. Es así que aumentan las relaciones personales y sexuales».

Muchas de estas modificaciones se materializan en la posibilidad de exhibir más el cuerpo, de la predisposición al contacto piel a piel y de la accesibilidad a compartir más tiempo fuera de casa.

A su vez, Jorge determina que los «cambios contextuales derivan en mayores ganas de salir y relacionarse a nivel social, con lo cual podemos hablar, en algún punto, de la primavera como la estación en la que tienen lugar el amor y lo erótico con mayor intensidad respecto del resto de las estaciones».

Ojo al piojo. Sin embargo, la regla de la relación primavera/amor no puede ser aplicada en todas las personas por igual.

Según la licenciada, «existe también un contrapunto, ya que este contexto, afecta negativamente a aquellas personas que encuentran dificultades para los vínculos. Personas que se sienten acomplejadas con su cuerpo, son tímidas, o padecen agorafobia se enfrentan a un contexto que resulta más amenazante».

Si bien se encuentra socialmente aceptado que la primavera acarrea el amor, hay ciertos fenómenos naturales, sociales, fisiológicos y psíquicos que ayudan a perpetuar esta idea en hechos. El cuerpo comienza a despertarse de la reclusión producida por el invierno, y su exposición – y su tendencia a aumentar su cuidado -, conllevan a una mayor atracción física como a una ampliación del deseo y la pasión.

Palabras Claves:
0 0
ATENCION: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Ademas, en este espacio se representa la opinion de los usuarios y no de londreshoy.com.ar, los textos que violen las normas establecidas para este sitio seran eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decision del editor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


COMENTAR CON FACEBOOK