Abr 19, 2020
747 Veces leida

Los requisitos y cómo iniciar el trámite para la jubilación de amas de casa

EMirandaSRL
La llamaron Plan de Inclusión Previsional (PIP), pero rápidamente la gente la rebautizó “jubilación por ama de casa”. Es que tenía -y todavía tiene- un valor simbólico, significaba una reivindicación histórica.
 
La implementación de la moratoria para la jubilación por ama de casa, en 2005, implicaba mucho más que saldar una deuda económica. Aunque fue diseñada tanto para hombres como para mujeres, quiso la realidad que la mayoría de sus beneficiarias fueran amas de casa trabajadoras que nunca antes habían estado en los planes de la Seguridad Social.
 
Y también muchas otras mujeres que, aun teniendo la edad necesaria para jubilarse, venían de un contexto laboral de informalidad, es decir, “en negro”, o de tareas inestables y discontinuas que no les permitían cumplir con los requisitos para acceder a una jubilación normal.
 
 
Desde entonces, la moratoria para la jubilación por ama de casa fue prorrogada varias veces, la última en 2019 -y con algunas restricciones- en una resolución de ANSES? que la revalidó hasta el 23 de julio de 2022.
 
Lo cierto es que sigue vigente, y es importante saber cuáles son los requisitos y cómo iniciar el trámite para obtenerla.
 
 
Requisitos para acceder a la jubilación por ama de casa
 
La jubilación por ama de casa está destinada a mujeres cuyos años de aportes jubilatorios? sean insuficientes para iniciar el trámite de una jubilación ordinaria. Es una moratoria que permite “comprar” los años que faltan, esto es, pagar una alícuota de los años no aportados al estado, con planes accesibles, y así recibir un haber mensual equivalente a la jubilación mínima.
 
Estos son los 5 requisitos para acceder a la jubilación por ama de casa:
 
1) La edad. Las mujeres que quieran acceder a la jubilación por ama de casa deben tener 60 años o cumplirlos hasta el 23 de julio de 2022, y no reunir los 30 años de aporte requeridos para la jubilación ordinaria.
 
2) No compatible con planes sociales. Al momento de solicitar la jubilación por ama de casa no pueden estar inscriptas en ningún plan social, pensión no contributiva ni jubilación nacional, provincial o municipal. Y en caso de contar con alguno de estos beneficios deben renunciar a su cobro para poder acceder a la jubilación por ama de casa.
 
 
3) Moratoria de contado. Aunque uno de los grandes atractivos son que los años no aportados se pagan en cuotas y con un precio accesible, las pensionadas por viudez (o sea, ya reciben un pago mensual del Estado) que cumplen con los requisitos y gestionan la jubilación por ama de casa deben abonar la moratoria de contado. Como el plan actual es de 60 cuotas de $ 500 cada una, las pensionadas por viudez deberán pagar $ 30.000 de contado si quieren obtener esos 25 años de aportes por la moratoria. 
 
4) Ya no es universal. Cuando se implementó esta moratoria, la jubilación por ama de casa se aprobaba sin más requisito que haber cumplido la edad jubilatoria. Una de las condiciones que rigen ahora para poder acogerse es pasar por una “evaluación socioeconómica”, lo que implica que la jubilación por ama de casa pierde su carácter de “universal” y está destinada en particular a mujeres que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad. Entre los parámetros patrimoniales que se consideran para determinar si quien solicita la jubilación por ama de casa califica o no (ANSES cruza la información con la de AFIP), se evalúan los ingresos brutos, inmuebles, automóviles, gastos y consumos con tarjeta de crédito y débito del año previo a la presentación.
 
5) Se tiene que haber aportado algo alguna vez. Otro de los puntos a tener en cuenta para tramitar la jubilación por ama de casa es que no está permitido incluir en la deuda previsional los 30 años de aportes requeridos. El año pasado se puso un corte máximo de la moratoria: solo se puede tomar hasta el año 2003. Una mujer que cumple 60 años en 2020 y tiene la edad para pedir esta jubilación, nació en 1960. Suponiendo que empezó a trabajar a los 18 años, o sea, en 1978, solo podrá tomar para la moratoria esos 25 años que van de 1978 a 2003. Los restantes 5 años deberá haberlos aportado al Estado en algún momento. Si no cambia la norma, quien se jubile en 2021 deberá contar con 6 años aportados realmente al Estado; y quienes se jubilen en 2022, con 7 años. Es decir que no se puede acceder a la moratoria, ni a la jubilación por ama de casa si jamás se aportó a la Seguridad Social. 
 
 
Cómo tramitar la jubilación por ama de casa
 
Si se reúnen todos los requisitos indispensables para acceder a la jubilación por ama de casa, hay una serie de trámites a realizar, algunos de manera virtual y otros presenciales. El primer paso es obtener en www.anses.gob.ar la clave de seguridad social nivel 2 que servirá para hacer distintas gestiones y consultas. Además, en la sección MI ANSES, se debe chequear que estén correctos los datos personales con los que cuenta el organismo. Para la Clave nivel 3 -que se requerirá en otra instancia del trámite de solicitud de la jubilación por ama de casa-, hay que solicitar un turno en la agencia de ANSES más cercana al domicilio y concurrir con el DNI y fotocopia del mismo.
 
También en MI ANSES se puede verificar el historial como contribuyente previsional. En caso de no figurar algún período será necesario reunir toda la documentación posible que acredite los aportes: certificación de servicios, comprobantes de obra social, recibos de sueldo, etc. Eso sí, la liquidación mediante el SICAM (Sistema de Información para Contribuyentes Autónomos y Monotributistas) para presentar en ANSES no puede contener errores: la debe realizar un contador.
 
Por cualquier consulta se puede llamar al teléfono 130 y en la página del Anses se saca el turno para la entrevista personal (Trámite jubilatorio, ley 26.970).
 
 
¿Cómo se abona el plan de facilidades en caso de ser incluido en la moratoria de jubilación por ama de casa? Por tratarse de una declaración de aportes impagos, se genera una deuda fiscal. La misma se puede cancelar de contado o en un plan de hasta 60 cuotas descontadas durante los primeros 60 meses -en un ítem que figurará como “aportes faltantes”-, y sus importes se ajustarán trimestralmente en igual porcentaje que la suba de las jubilaciones y pensiones.
 
Por último, es importante tener en cuenta que la solicitud puede ser denegada, y los motivos más frecuentes tienen que ver con incompatibilidades: que la persona esté inscripta en algún otro beneficio de ANSES, que su situación socioeconómica no encuadre dentro de las disposiciones o que no reúna algunos de los otros tantos requisitos antes mencionados.
 
En cualquier caso, a partir de los 65 años se puede obtener la Pensión Universal para Adulto Mayor (PUAM), disponible para ambos sexos – con los últimos 10 años de residencia en el país para los argentinos y 20 para los extranjero-, y que equivale al 80% de la jubilación mínima vigente. /Clarín 
Seccion:
El País
0 0
Al realizar un comentario ud acepta nuestros Terminos y Condiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


COMENTAR CON FACEBOOK