Feb 5, 2016
492 Veces leida

Nuevos hábitos de consumo

Nuevos hábitos de consumo

Al ya anunciado fuerte aumento en las tarifas de la electricidad se sumará pronto otro en las de gas, como parte de la política nacional de sincerar el cuadro tarifario de los servicios públicos eliminando los subsidios y actualizando los valores reales, que estaban congelados desde hace más de una década.
Más allá de las críticas a la medida del Gobierno de Mauricio Macri, respecto a que estos incrementos deberían ser graduales y no de «shock”, lo cierto es que los argentinos deberán habituarse, en forma forzosa, a cambiar su cultura de consumo. Es decir, deberán aprender a ser más ahorrativos, como sucede en otros países donde los servicios están a la cabeza del gasto hogareño.
Hay dos grandes planos de la discusión acerca del nuevo cuadro tarifario de la energía eléctrica. Por un lado está la tarifa social, que es aquella que beneficiará a los sectores de menores ingresos y, a la vez, de menor uso de la electricidad; por el otro, la tarifa regular para los usuarios residenciales, y la que regirá para los grandes usuarios, como las empresas e industrias.
En cuanto a los sectores más carenciados, tanto a nivel nacional como provincial, está garantizada la continuidad de la tarifa social, aunque ya se adelantó que la Nación realizará un entrecruzamiento de datos con organismos como ANSES y AFIP para determinar que quienes soliciten este beneficio efectivamente estén encuadrados en los requisitos a determinar en cuanto a ingresos, situación laboral y social.
Respecto a los usuarios residenciales, que son la gran mayoría, la cuestión es más compleja. En algunas jurisdicciones, como provincia de Buenos Aires y la CABA, el aumento de la luz, que rige desde el lunes pasado, oscilará el 500 por ciento. En este caso se explica más el peso del incremento porque se trataba del sector de usuarios más subsidiados del país.
En Catamarca, por el momento, no está resuelto cuál será finalmente el cuadro tarifario para los usuarios residenciales, al igual que la política que se adoptará respecto a la tarifa social. La gobernadora Lucía Corpacci se limitó a anticipar que la idea es no trasladar, en forma directa, el aumento del 700 por ciento que tendrá la energía que la empresa EC SAPEM compra a la mayorista CAMMESA.
No obstante, al margen del porcentaje final de aumento, uno de los esquemas que se podría imponer es un sistema de premios al ahorro en el consumo. Las bases de referencia serían: los que consuman menos de 300 kw mensuales, tendrían una tarifa diferencial, mientras que aquellos que superen ese piso tendrían dos escalas en función del ahorro que registren respecto al año anterior.
Como sea, lo cierto es que se vienen tiempos difíciles para la economía de los hogares. A la inflación que no afloja en materia de precios de alimentos y otros productos de primera necesidad, se sumará en adelante un costo muy superior en los servicios públicos.
En consecuencia, la receta a tener en cuenta es la que los argentinos dejaron de usar hace bastante tiempo: el ahorro. Ahora habrá que medir con la mayor precisión posible cuáles son las lámparas que necesitan encenderse y por cuánto tiempo; cuáles son los electrodomésticos imprescindibles y, sobre todo, cuán necesario es prender el aire acondicionado o la calefacción en cada hogar.
Una cultura tal vez no tan nueva, pero sí olvidada, se impone en adelante. Es fundamental adoptar hábitos de consumo austeros para evitar costos innecesarios.
Palabras Claves:
· ·
0 0
ATENCION: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Ademas, en este espacio se representa la opinion de los usuarios y no de londreshoy.com.ar, los textos que violen las normas establecidas para este sitio seran eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decision del editor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


COMENTAR CON FACEBOOK