Ene 15, 2020
640 Veces leida

Primera renuncia en el gobierno de Alberto Fernández

El presidente Alberto Fernández se quedó «frío» con la decisión del funcionario. ¿Quién se fue y de dónde?

Treinta días se cumplieron de Alberto Fernández en la conducción del país. El saldo es “bastante aceptable”, dicen las encuestas, aun cuando “falta mucho para que la gente pueda respirar normalmente”.

La inflación es el peor enemigo que tiene la Nación y hasta ahora “no se ha logrado detener”, afirman los propios integrantes del flamante gobierno. Hay reuniones por todos lados. El Presidente no sólo las hace en la Rosada, sino también en Olivos y cuanto lugar donde pueda acudir, invitado o pidiendo “autorización previa para ir”, confiesan los que lo rodean.

No hay forma de lograr una agenda prolija para saber con quién habla. Los periodistas se desparraman por el Patio de las Palmeras para saber quién entra y quién sale. Hay contactos que se hacen abriendo la puerta que divide ese sector de la explanada por donde ingresan funcionarios y figuras preponderantes de la vida privada. Existe contacto con Fernández cuando sale o entra a la Rosada, por Rivadavia. Se detiene y habla. Hasta caminando para ir a un lugar cercano tiene relación con la prensa. “Caminando podemos hablar”, argumenta.

Por el momento nadie conoce con anterioridad las audiencias. Seguramente habrá alguien que vaya haciendo más prolijo esto en poco tiempo. Para eso está el secretario de Prensa “o vocero”Juan Pablo Biondi, un joven especializado en difusión que acompaña al mandatario a todos lados.

Este fin de semana, según nuestra información, Fernández permanece en Olivos para analizar un tema crucial: precios y salarios.

Por otro lado, hay un hecho concreto y que tiene una repercusión sumamente trascendente: la designación de Jorge Argüello como “coordinador absoluto” de los contactos argentinos con el Fondo Monetario Internacional ( FMI), el Banco Interamericano, la OEA y la ONU. Es una figura de privilegio dentro de la diplomacia, ya que fue designado previamente embajador ante los Estados Unidos y ahora en esta nueva función, que conoce profundamente.

Una excelente incorporación que tiene como integrantes a Sergio ChodosCecilia Nahón y Guillermo Franco. Un corte y en el otro bloque Crónica da más datos sobre esto y mucho más

Estrategia ante Estados Unidos

En estas últimas horas, Olivos nutre su espacio con figuras salientes del gobierno. Fernández no se detiene y convoca a toda marcha. Allí se reunieron Argüello, Gustavo BelizJuan Pablo CafieroFelipe Solá y otros funcionarios. Lo vienen haciendo desde el viernes último. Como señalamos, el Presidente resolvió darle un fuerte respaldo al embajador ante Estados Unidos y lo nombró al frente de una comisión de “tratamiento directo con instituciones bancarias norteamericanas”.

No olvidarse que el diplomático argentino es muy amigo de Fernández y ambos militan en el peronismo. Además, Argüello es un verdadero estudioso de la trayectoria de Juan Domingo Perón. Existe cierta estrategia en torno a cómo se encararán las negociaciones con el FMI.

El equipo que negocia con el FMI incorporó a Jorge Argüello.

«Es necesario tener el préstamo”, dicen, pero también “saber encarar el acuerdo sin que se toque un solo bolsillo argentino”, aclaran a cada paso. Además, con las variantes de un presidente como Donald Trump, que es “un ciclotímico”, las cosas “no son muy fáciles de encarar”, recuerdan al unísono.

El FMI ahora no viene -como dijeron algunas noticias-, pero sí “puede que viaje una misión encabezada por el propio embajador Argüello”, se sostuvo finalmente. Es un juego estratégico bastante complicado, sin duda.

“Larreta, no te enojes”

No lo dicen pero existió. Fernández y Horacio Rodríguez Larreta se encontraron en las últimas horas. El Gobierno nacional le quitó cierto presupuesto que debía ser destinado a la construcción de nuevas líneas de Metrobus. Justamente, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, se acercó al Presidente y le dijo que “no es ninguna prioridad seguir construyendo esas obras” y parece que el jefe máximo aceptó.

De allí su charla con Larreta, quien, a pesar de su enojo por esa quita y otras, parece entender la situación imperante, y la claridad de conceptos, sumados a un amplio diálogo, tiende a alcanzar resultados positivos. Alguien con buen criterio apuntó: “Hay otras prioridades para la gente que las necesita”. Vale.

Obsesión: el salario

El Presidente ya lo dijo: “Sean moderados”. Apuntó a los dos bandos: empresarios y gremialistas. Las paritarias son un hecho y muchos solicitaron incrementos casi ligados a la inflación del año pasado: 55%. Es muy difícil que se llegue a eso. Hay cierta preocupación en el Gobierno y por eso, todos los días hay reuniones de todo tipo. Entran y salen figuras conocidas de empresas y de sindicatos.

No importa el lugar: Casa Rosada, Olivos o lugares privados. Fernández machaca sobre el tema. Pero también están los que representan a los laburantes y saben que los precios se incrementan en diferentes negocios y nadie los controla. Piden una medida que custodie cualquier modificación. Todavía no la hay.

Paula Español, especialista en materia de precios y salarios, dio cuenta con claridad de la situación y sin duda podrían aplicarse medidas duras: “Hay que evitar que se incrementen los precios”. Admitió que los precios “cuidados” están funcionando, pero…

Larreta, molesto por el corte del presupuesto para el Metrobus.

A laburar, señores

Al que se ve muy seguido por la Casa Rosada es al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. No sólo lleva “sus” iniciativas, sino que también “Alberto lo convoca porque son muchos los proyectos elaborados y no se quiere perder tiempo en nada”, comentan.

Sin embargo, parece que desea acortar las sesiones maratónicas del cuerpo y cerrarlo a las 22. ¿Por primera vez que van a trabajar y parece que lo hacen serio empiezan a cansarse? Vamos, muchachos, para eso los eligieron y ganan muy buenos sueldos.

Se asustó y se fue

No se trata sólo de terminar con el “gatillo fácil” en el ámbito de la seguridad, sino con “la clausura gatillo” en el ámbito salarial. Eso es lo que está pidiendo Fernández a los sindicalistas.

La cosa no es fácil, porque, si aumentan los precios, hay algunos sindicatos que solicitan de inmediato “la cláusula gatillo”, lo que significa un aumento sobre la marcha.

Otra obsesión que carcome la mente del Gobierno, porque desea que todo sea normal. Se estudia esto de forma constante. En este bloque de “lo imposible”, se escuchó al Presidente murmurar “no hagan tanto lío por eso”. Se refería a reclamos por la quita de dinero al Gobierno de la Ciudad. “No es por razones políticas” y admitió: “Es lo que estamos dialogando con Larreta”.

Otro tema. Increíble: renunció después de haber aceptado. Sí, es la primera baja del gobierno de Fernández. Se llama Maximiliano Galli y fue nombrado secretario administrativo de la Secretaría de Energía. A poco de jurar, presentó una nota de renuncia indeclinable. Dicen que Fernández se quedó frío. Consultó y le dijeron que había ciertos “conflictos dentro de ese sector y no quería saber nada”. Se fue antes de hora.

Maximiliano Galli, quien renunció tras asumir en la nueva gestión.

Algo que el Presidente tiene “in mente”: terminar con los grandes intereses que cobran los bancos a los que piden créditos. De allí que el Banco Central dispusiera una serie de medidas “para que haya más recursos en la calle”. Lo explican en una nota bastante técnica.

Además, Fernández (parece estar en todo) les dijo a los grandes “capitostes” de las empresas que dejen de enojarse porque les aumentan los impuestos. Tienen una razón “y ustedes lo saben”: es una decisión concreta e inamovible que “para los que ganan menos no habrá aumentos de impuestos bajo ningún concepto”. Bien, Presi.

Esto no va bien: el poder adquisitivo de la gente sigue golpeado. Las ventas en los autoservicios cayeron más del diez por ciento en 2019 y todavía no se levantaron.

Es la última de este bloque: el otro día Crónica pegó el grito con toda razón. Si uno quiere veranear, debe pagar sumas imposibles por un alquiler o por comer. Se va al exterior y gasta la mitad de lo que puede hacerlo en el país. El gobierno debe decretar medidas contundentes para que el pueblo pueda gozar de un turismo amplio en el propio territorio. Hay que bajar los precios en hoteles y comercios de todo el país de una vez por todas. Basta de palabras.

En siete días volvemos con más anticipos, versiones y lo que sea noticia. Algo más: el pasado sábado volvió nuestro programa por Crónica HD, pero mucho más temprano: a las 19.

Fuente:https://www.cronica.com.ar/

Seccion:
El País · Política
0 1
Al realizar un comentario ud acepta nuestros Terminos y Condiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


COMENTAR CON FACEBOOK