Nota vista 33 Veces

Vacuna de Oxford: ¿Qué fue lo que salió mal en los ensayos?

La farmacéutica AstraZeneca dio detalles acerca de las síntomas adversos que sufrieron los pacientes que presentaron «complicaciones» durante las pruebas de la fase 3. Conocé los detalles.


La farmacéutica AstraZeneca, que desarrolla una vacuna contra el Covid-19 en colaboración con la Universidad de Oxford, informó de una nueva complicación en la tercera fase de los ensayos clínicos. Una segunda voluntaria desarrolló un trastorno neurológico «sin explicación» a principios de este mes. La primera había presentado mielitis transversa en el mes de julio.

La empresa señaló que ninguno de los síntomas neurológicos experimentados por la mujer están relacionados con la vacuna, según comprobaron en una «revisión independiente» en la que también estudiaron a la voluntaria con mielitis transversa.

En ambos casos se consideró «poco probable» o bien que «no había pruebas suficientes para decir con certeza que estas enfermedades estén relacionadas con la vacuna», aseguraron desde AstraZeneca.

La aparición de estos síntomas inesperados en las dos mujeres que recibieron el fármaco experimental obligó a la empresa a suspender sus pruebas en dos ocasiones. Sin embargo, tras comprobar que no existe relación directa entre las voluntarias afectadas y la vacuna, fueron reanudados los ensayos en Reino Unido, Brasil, la India y Sudáfrica, mientras que en Estados Unidos siguen en pausa.



Los dos casos

La compañía no brindó demasiados detalles sobre las dos voluntarias afectadas. Aunque sí trascendió que la primera participante desarrolló una inflamación de la médula espinal conocida como mielitis transversa tras recibir una dosis de la vacuna. Luego informaron que la mujer sufría una esclerosis múltiple que no le había sido diagnosticada previamente, condición que suele ir acompañada por la mielitis. Al comprobarse que no existía relación con la vacuna que recibió, los ensayos fueron reanudados.

La segunda voluntaria presentó complicaciones después de recibir la segunda dosis, lo que obligó a detener los estudios una vez más, el pasado 6 de septiembre.

Los expertos que participan de los ensayos clínicos expresaron su preocupación ante una posible falta de comunicación entre los voluntarios y la empresa sobre cualquier condición o síntoma que experimenten. Por ello, la compañía advirtió que su intención es aumentar la transparencia acerca de sus investigaciones.

La candidata de AstraZeneca es una de las más avanzadas a nivel mundial, y ya está en la fase 3 de los ensayos clínicos obligatorios previos a recibir la autorización por parte de los organismos reguladores. Hasta el momento, esta vacuna experimental fue administrada a 18.000 personas en todo el mundo.


| Enviar por WhatsApp

Al realizar un comentario ud acepta nuestros Terminos y Condiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.